TOMA A DIOS COMO TU SOCIO

dios como socio

¿Por qué no organizar el negocio de vivir, de gran manera? ¿Por qué arrastrarse, como lo hacen algunas personas, de un pequeño escalón a otro, en vez de dar pasos largos? ¿Por qué contentarse con una salud deficiente, con un trabajo poco interesante, o estar bajo condiciones restringidas, cuando muchas otras personas se han elevado por sobre estas cosas?

Existe una salida de la limitación que nunca falla. Es simple. No requiere formalidades. No requiere dinero. Es suficientemente obvia cuando la realizas, pero es extraño, no obstante que mucha gente la pasa por alto. Esta es: “Tomar a Dios como Tu Socio”.

Si realmente haces a Dios tu socio en cada departamento de tu vida, te asombrarás al ver los rápidos y sorprendentes resultados que obtienes. He dicho que esta sociedad no le costará dinero, pero no dije que no te costaría nada. En rigor a la verdad, te costará una gran cantidad, ya que el precio será tu vida entera; pero valdrá la pena.

Por supuesto, si deseas que Dios sea tu socio, El deberá ser el Socio Principal, y tendrás que incluirlo en cada esquina y cada fase de tu vida. Si estás preparado para hacer esto, el resultado será indudable.

La mayoría de las personas se emocionarían de ser capaces de asociarse con algún gran industrial o a un magnate financiero; sentirían que su futuro está asegurado. Pero aquí tienes una sociedad con la Sabiduría Infinita y con el Infinito Poder esperándote. ”Toma a Dios como Tu socio”.

Emmet Fox

 

 

Please follow and like us:
Articulos

Written by Metafísica Activa

La Metafísica compartida por Conny Méndez - Rubén Cedeño es una filosofía práctica para la vida diaria; se ocupa de la Mente Positiva, el Cristo Interno, los Siete Rayos (Aspectos de Dios), y el Perdón. Trabajamos para construir un mundo mejor, sin destruir, dividir, ni fragmentar.

2 comments

  1. Y como a todo Socio le corresponde una utilidad, me gustaría solicitarles un artículo sobre el Diezmo, q comente las formas y los tiempos para darse.
    Muchas gracias y q Dios bendiga su más alto bien.

    1. Hola Liliana, muchas gracias por tu comentario y a propósito del mismo te compartimos el siguiente artículo de Rubén Cedeño, donde en uno de los apartados habla del tema del Diezmo. Dios te bendice.

      CLAVE PARA LA PROPERIDAD DE RUBÉN CEDEÑO
      La clave para vivir “Rebosantes de Riquezas” es dar, dar y siempre dar. Pero aquello que demos, debemos bendecirlo para que se nos devuelva millonificado. Si damos un Euro, un Dólar, un Peso o cualquier moneda, digamos: Dios bendice y multiplica tu provisión Divina, y me lo devuelve millonificado para hacerme Rebosante de Riquezas”. Esta aplicación también debemos hacerla cuando paguemos una cuenta, hagamos un cheque o depositemos dinero en el banco. Lo que se bendice se multiplica. Bendigamos siempre todo dinero que caiga en nuestras manos.
      Por nada del mundo nos sumemos a esas conversaciones en que se estén afirmando cosas como: “Los bancos están quebrados”, “la devaluación nos está matando”, “qué país tan pobre”. Ya sabemos la verdad de que la única pobreza está en la mente, y no participar de estas conversaciones nos protege contra toda miseria. Para que nunca nos falte la comida, cada vez que nos sentemos a comer, démosle gracias a Dios por los alimentos recibidos; extendamos las palmas de las manos sobre la comida y digamos: ”Amada Presencia de Dios, bendice estos alimentos y las manos que los prepararon. Gracias Padre”.
      Aplicando todo esto, va a cambiar nuestra fortuna favorablemente; y si ya somos opulentos, esto nos mantendrá por siempre afortunados. El secreto final para vivir “Rebosante de Riquezas” y jamás arruinarnos, está en el diezmo, que consiste en donar el diez por ciento de todo lo que Dios nos da, en beneficio de una obra que difunda este conocimiento. Esto puede ser: depositando una dádiva en la bolsita de la “Donación Amorosa” del grupo espiritual, o comprando libros de esta instrucción para regalar y hacer que otros aprendan estas enseñanzas y se beneficien de ellas.
      En cuanto a los seres que viven situaciones karmáticas de miseria –como los que vemos en los periódicos, documentales y noticieros- si podemos, ayudémoslos físicamente en lo que esté a nuestro alcance; hagámoslo, eso es caridad cristiana que siempre hay que practicar. Pero lo que las personas carentes de recursos necesitan más, es cambiar su actitud mental; lo mejor que podemos hacer, si tenemos la posibilidad, es enseñarles la Verdad de Dios acerca del suministro; y si no, enviarles decretos de opulencia, que eso los ayudará mucho a transformar la situación en que viven.
      Dios está “Rebosante de Riquezas”, y todo ese tesoro es nuestro, sólo tenemos que estirar la mano y usarlo; hagámoslo, porque nadie lo podrá hacer por nosotros.

      Fuente: Libro “Provisión” de Rubén Cedeño – Editorial Señora Porteña – (Pág. 13-14).

Deja un comentario

error

Comparte con tus amig@s

A %d blogueros les gusta esto: