NO SEAS LA REINA DE LA TRAGEDIA

reina de la tragedia

Cuando la cosa se pone muy negra, siente uno la tentación de dramatizar un papel trágico, de sentirse profundamente herido y hasta amargado. Sin embargo, la consecuencia es que de este modo será más difícil corregir el problema. Es más, puede que hasta sea imposible demostrar del todo, mientras esta actitud prevalezca.

La auto-conmiseración, al hacernos sentir lástima por nosotros mismos, parece que genera un escape de la responsabilidad; sin embargo, es una droga fatal. Confunde los sentimientos, ciega la razón, y nos deja a la merced de las condiciones externas.

En los dramas de antaño, uno de los papales favoritos era el de la “Reina de la Tragedia”. Lo tradicional era que este personaje desfilara por el escenario vestido de negro, de pies a cabeza, con un intolerable aire de inocencia herida. Nunca hacía el más mínimo esfuerzo por corregir las cosas, y siempre terminaba, triste e invariablemente, mal.

No seas la “Reina de la Tragedia”, seas hombre o mujer, ya que no se trata de una cuestión de sexo, sino de actitud mental. Pase lo que pase, rehúsa tomarlo trágicamente. Repudia de manera absoluta toda corona de martirio. Si no puedes reírte de ti mismo (lo cual es la mejor de las medicinas), al menos trata de manejar la dificultad de manera objetiva, como si fuera problema de otra persona. Ponerse trágico es aceptar la derrota. Rehusar ser trágico es afirmar la victoria. Sabe que puedes alcanzar la victoria, e insiste en alcanzarla. Realiza:

“No hay nada que deba enfrentar que se más fuerte que Dios en mí”.

Emmet Fox.

Please follow and like us:
Articulos

Escrito por Metafísica Activa

La Metafísica compartida por Conny Méndez - Rubén Cedeño es una filosofía práctica para la vida diaria; se ocupa de la Mente Positiva, el Cristo Interno, los Siete Rayos (Aspectos de Dios), y el Perdón. Trabajamos para construir un mundo mejor, sin destruir, dividir, ni fragmentar.

Deja un comentario

error

Comparte con tus amig@s

A %d blogueros les gusta esto: