Articulos

PROVISIÓN

persona-rica

La Provisión Divina es un Principio Cósmico del Sexto Rayo Oro-Rubí que hace que todo tenga, de forma libre y espontánea, lo que necesita para vivir dignamente, sin que le falte nada.

La Provisión es el derecho que tenemos todos, de contar con lo que nos hace falta; de hecho, cuando nacemos, el Rayo Oro-Rubí de la prosperidad, el suministro y la opulencia, esta incorporado en nosotros; no solamente eso, sino que, en la sexta esfera de nuestro Cuerpo Causal, se encuentra el Rayo Oro-Rubí, donde tenemos absolutamente todo lo que nos vamos a comer en la encarnación y todo lo que necesitamos. Absolutamente todo esta en este Sexto Rayo. Solo basta que lo reclamemos, y si lo que necesitamos esta en Ley, se precipitará.

Todas las personas del mundo entero tienen y  pueden, y no por haber nacido en una cuna de oro; al entrar a esta enseñanza y comprender el estado de provisión perfecta, inmediatamente empiezan a tener, abren el grifo del chorro de la vida para que no pare nunca mas de suministrar.

El Rayo Oro-Rubí hace  que esta Ley de la Provisión Divina se cumpla; sobre todo, que al ser humano –que es su primer beneficiario- no le falte jamás la provisión de dinero y de toda cosa buena; pero este, con su actitud mental, emociones y decretos negativos, ha contravenido esta Ley, y por eso manifiesta carencia.

La Provisión del Sexto Rayo Oro-Rubí esta en toda la Naturaleza, nada carece de nada. La Tierra recibe todos los rayos solares que requiere; hay abundante agua en los mares, ríos y fuentes; existen montañas y valles plagados de árboles frutales y maderos; no falta la tierra en ninguna parte y los seres humanos tienen aire en abundancia.

Vivimos en un planeta cuyo subsuelo esta tachonado de piedras preciosas, con esmeraldas, diamantes, amatistas, topacios, y zafiros; por debajo de las montañas y en mesetas de infinidad de países hay venas de oro y plata; cuando no, hay cerros de puro hierro, aluminio o cobre; en el fondo de los mares existen infinidad de hermosas perlas y corales; y en muchos sitios, debajo de  los lagos, ríos y valles, hay inmensos yacimientos de petróleo; todo nuestro globo esta cubierto de aire, agua, sol y tierra, posibilitando que existan grandes cantidades de frutos  vegetales en todas partes.

Las plantas, frutos y flores rebosan de hermosos colores e infinidad de formas, cada uno brindando algo diferente, como: aromas, sustancias curativas, vitaminas o simplemente belleza. Cuando a alguien le falta algo, esto se debe a su actitud mental negativa de carencia.

Los seres humanos somos prolíficos en ideas, que para inventar siempre estamos prestos; nuestras caras y cuerpos son ricos en belleza, y poseemos cientos de posibilidades para crear, formar hogares, centros comerciales, fabulosos templos, bibliotecas, fantásticas ciudades, países poderosos, imperios, religiones, movimientos culturales, universales, y sistemas financieros, donde los bancos rebosan en fortunas, unas veces liquidas y otras, en prestamos, pero ricos al in y al cabo. Vivimos “Rebosantes de Riquezas” . Uno puede decir: “MI MUNDO LO CONTIENE TODO” , y lo que necesita, aparecerá.

Si todo esto es cierto,  ¿por qué hay gente que se muere de hambre, tierras áridas que no producen frutos, países donde quiebra la economía, miseria por las calles, gente que pide prestado o solicita limosnas? Los motivos son varios. Uno de ellos es que, a veces, se esta devolviendo el mal uso que se ha hecho de la fortuna que se ha tenido; otro es que no se sabe que se está  “Rebosante de Riquezas” , y con una actitud mental, emocional y física negativa, de inercia ante la vida, en vez de atraer riquezas, se las rechaza, incluso desde las propias manos. Otro motivo por el cual el ser humano manifiesta carencia, es el mal uso de la Ley de Causa y Efecto y de la mente, cuando piensa negativamente y mueve causas que impiden la provisión.

Cada vez que nos encontremos ante la necesidad de dinero o de cualquier provisión –sea de alimento, agua o cualquier cosa buena- , recordemos que DIOS TODO LO TIENE, QUE ÉL LO PROVEE TODO, Y DIGAMOS: “DIOS PROVEERÁ”. Él nos colmará de la provisión requerida. Debido a este Aspecto de DIOS, no debemos carecer de nada.

Extraído del Libro Sexto Rayo Oro Rubí de Rubén Cedeño

Dando click en el siguiente enlace se comparte una audio-conferencia para profundizar en el tema:

CONFERENCIA: PROVISIÓN Y FINANZAS